Ayuno Congregacional. Día 10

«Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.»
S. Mateo 18:21-22 RVR1960

Al tratar de buscar una respuesta de Dios, Él siempre nos impulsará a ir más allá de donde nuestros límites pueden llevarnos, en todas las circunstancias de nuestra vida, más con la plena certeza que a donde Él nos impulse ir, será mejor de lo que nosotros teníamos planeado.

Lo mismo ocurre en este episodio de Pedro cuando pregunta a Jesús cuántas veces debía perdonar. Al Pedro dar una respuesta , el Señor responde sobrepasando el límite de Pedro de una forma mayor e inexplicable, esa respuesta es lo que permite que Pedro sea perdonado por haber negado a Jesús, si la cantidad de veces que Dios debía perdonar nuestras ofensas hubieran sido 7 como lo propuso Pedro, será que esas veces alcanzaría a Pedro para ser perdonado cuando negó a Jesús, de ser así, sus muchas faltas cometidas anteriormente, agotarían las oportunidades de perdón para ese momento.

Si reflexionamos en ese tema, indiscutiblemente es mejor perdonar a quienes nos fallan, con el mismo amor con el que Dios nos ha perdonado a nosotros, teniendo en cuenta que un día nosotros podríamos estar en la misma posición y requeriríamos de ese perdón y detrás de ese perdón encontraremos una gran bendición de Restauración.

Deja un comentario