Ayuno Congregacional. Día 3.

Salmos 2:

Yo publicaré el decreto;
Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;
Yo te engendré hoy.

Pídeme, y te daré por herencia las naciones,
Y como posesión tuya los confines de la tierra.

Es el tercer día de nuestro ayuno congregacional. Nuestro Padre Dios nos anima a publicar, decretar y vivir bajo el decreto que el mismo ha determinado: Que somos sus hijos. Él fue quien nos engendró por medio de la obra del Espíritu Santo al creer y aceptar a Jesucristo en nuestras vidas. De esta manera nos convertimos en sus herederos, recibiendo como herencia las naciones y los confines de la tierra. Gloria a Dios!

Deja un comentario