Ayuno congregacional. Día 4

Deuteronomio 10.10-11

Y yo estuve en el monte como los primeros días, cuarenta días y cuarenta noches; y Jehová también me escuchó esta vez, y no quiso Jehová destruirte.

Y me dijo Jehová: Levántate, anda, para que marches delante del pueblo, para que entren y posean la tierra que juré a sus padres que les había de dar.

Ayuno Congregacional. Día 4

Estar en el monte, es estar en el mismo lugar de la Presencia de Dios. Donde el espacio y el tiempo cambian de forma y podemos disfrutar del deleite de su Presencia, recibir revelación, paz, confianza, oír su voz y ser fortalecidos. De rodillas delante de Dios para después levantarnos a marchar (actuar, accionar) y así poseer la tierra que Dios nos ha prometido.

Deja un comentario