Ayuno Congregacional. Día 5

Deuteronomio 10: 10 Y yo estuve en el monte como los primeros días, cuarenta días y cuarenta noches; y Jehová también me escuchó esta vez, y no quiso Jehová destruirte. 11 Y me dijo Jehová: Levántate, anda, para que marches delante del pueblo, para que entren y posean la tierra que juré a sus padres que les había de dar.

Subir al monte es estar en la Presencia de Dios, ella implica dejar que el Señor escudriñe nuestros corazones , dejar que nos de dirección, implica hacer lo que su Palabra nos dice. queremos ser bendecidos en gran manera, tomando posesión de aquellas promesas dada a nuestra padres, pero antes de la bendición nuestro corazón debe estar preparado estar libre de los odios, del rencor, el dolor y lo que le contamina.

Por ello en este tiempo de ayuno también pedimos al Señor que tome nuestro corazón que lo examine y lo escudriñe. saqué todo lo que es desagradable y que nos limpie durante este tiempo. Pedirle A Dios: Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.
Salmos 51:10

Deja un comentario