Ayuno. Día 5. No te dejaré sino me bendices.

Génesis 32:26 Y el Ángel del Señor le dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.

Con un corazón agradecido damos gracias a Dios por este año que no ha terminado, no ha sido fácil, pero Dios prometió que sería año de Restitución y eso es lo que ha hecho en nuestras vidas, Él sacó todo lo que estaba desordenado a la luz, para ordenarlo y restituirlo, nunca nos dejó en vergüenza a pesar de circunstancias difíciles que atravesamos ,

Él es un Dios fiel, si no hubiera sido por su amor y misericordia, nuestras vidas estuvieran perdidas. Dios nos ha levantado, nos ha guiado y ha sido nuestro motor, nos ha llevado a buscarlo aún más, y creer y confiar en sus promesas, hemos doblado rodillas, y también hemos visto su respuesta. Por todas estas cosas nuestro corazón salta de alegría, por que nunca fuimos avergonzados.

 

Reflexión Realizada por Familia Osorio Oñoro.

dia-5

Deja un comentario