Un juez de Cartagena prohibió los abrazos fraternos en público.

La insólita medida impide los abrazos así sea entre familiares y además ordena suspender las oraciones en los colegios públicos y privados.

 

La decisión del juez décimo primero administrativo oral de Cartagena, Alejandro Bonilla Aldana, de suspender las oraciones al inicio de las sesiones en el Concejo y en colegios públicos y privados ha generado polémica en Cartagena.
“La determinación del juez está fuera de contexto ya que estamos en un pueblo netamente católico”, expresó Danilo Acosta, rector de uno de los colegios de la ciudad amurallada.
Y es que la determinación del togado se da teniendo en cuenta que “la oración, no puede ser un asunto de Estado, pues ello implicaría, una extralimitación en el ejercicio de sus funciones ya que interfiere con las creencias individuales, íntimas y particulares de las personas”.
Con la decisión no sólo se prohíben las oraciones en instituciones educativas, también se prohíben los abrazos fraternos en empresas públicas y privadas, así como en comandos, estaciones de Policía, centros comerciales, incluso si estas muestras de afecto se dan entre familiares.
La polémica decisión deberá ser revisada en una instancia superior y desde el Concejo de Cartagena ya se tramita la impugnación del fallo.
Tomado de

 abrazo-virus

Deja un comentario